Salvador Allende y la Reforma Agraria

Salvador Allende y la Reforma Agraria

La Reforma Agraria constituyó un proceso que significaba la redistribución del ingreso, las oportunidades y diversos beneficios provistos por la tierra, siempre a favor de la persona que realizaba el cultivo. Dicho proceso se llevó a cabo entre el año 1962 y el año 1973. En este artículo hablaremos sobre la labor de Salvador Allende y la Reforma Agraria.

La Reforma Agraria como propuesta

La Reforma Agraria como propuesta
La Reforma Agraria como propuesta

Las primeras décadas del siglo pasado, Chile mantuvo la estructura agraria que se tenía desde hace algunos años como tradición. Esta consistía en un gran latifundio, regido por un patrón social jerárquico muy rígido, autoritario y algo paternalista. Tomando en cuenta esta situación, se iniciaron demandas por una reforma agraria, desde principios del siglo XX, por parte de los sectores del país que buscaban el progreso.

La campaña electoral para el cargo presidencial del frente popular en el año 1938, se asentó en la promoción de esta reforma. No obstante, ya en el poder, estos gobiernos radicalistas optaban por otorgar la mayor cantidad de privilegios a los proyectos que favorecieran la industrialización del sector urbano, pasando el rural a un segundo plano.

Por esta razón, cientos de habitantes de las zonas rurales, que trabajaban en la tierra, tuvieron que trasladarse a las grandes ciudades, en busca de una mejor calidad de vida. La economía agraria empezó a enfrentarse a una crisis sin precedentes; la producción disminuyó a tal punto que, en los años 1950 el Gobierno se vio obligado a traer alimentos, otrora producidos en Chile, de naciones extranjeras.

Ningún ciudadano de Chile estaba autorizado a tener una extensión de terreno que sobrepasara las 2.5 hectáreas de riego, llamadas las 80 hectáreas básicas. El Gobierno estaba en la capacidad de expropiar terrenos con las siguientes características:

  • Cualquier propiedad agrícola que perteneciera a corporaciones o a sociedades.
  • Propiedades agrícolas que, por medio del Estado, se beneficien de obras de regadío.
  • Se podía expropiar una propiedad agrícola cuyos recursos se estuvieran utilizando de forma irregular o no al máximo de su capacidad, independientemente de las dimensiones que abarcara esta.

El pago por las propiedades que se habían expropiado se calculaba usando como base, el valor fiscal que había sido utilizado para la última tasación. Dicho sistema, trajo como consecuencia que las haciendas fueran valoradas en un precio menor al que correspondía en el mercado.

Después de definido el monto de la propiedad, se efectuaba el pago; basado en las dimensiones de la propiedad se efectuaba el pago del 1% al 10% del valor al contado; la suma restante se pagaba en bonos de la reforma agraria, sin posibilidad de reajuste, en un periodo de 25 a 30 años.

Objetivos de la Reforma Agraria de 1970

Objetivos de la Reforma Agraria de 1970
Objetivos de la Reforma Agraria de 1970

Los acontecimientos antes narrados, y otros eventos en la historia agraria de la nació chilena, dieron pie a la creación de los objetivos para la Reforma Agraria implementada en el Gobierno de Salvador Allende:

  • Constituir centros de reforma agraria, en los latifundios pertenecientes a esta, conformado por los campesinos y trabajadores del sector agrícola que fueran asalariados de los terrenos expropiados. Los campesinos comenzaron a participar en las decisiones de producción.
  • Contribución a generar alimentos para el pueblo de Chile, para avanzar a un entorno de soberanía alimentaria.
  • El establecimiento de una medida máxima para la superficie de tierra a cultivar, según la calidad de producción, aptitud o de cada área agrícola.
  • La creación de consejos campesinos a gran, mediana y pequeña escala. Esto con la finalidad de garantizar la participación organizada en la toma de decisiones con respecto a las prioridades agrarias.
  • Por medio de la aplicación eficiente de la Ley número 16.640 promulgada en el año 1967, se profundiza el proceso de la reforma agraria. Esto con el objetivo de finiquitar la existencia de los grandes latifundios, que promovían la explotación de la clase campesina.
  • Se profundiza la aplicación de la Ley número 16.625 que pretendía crear, promocionar y fortalecer las organizaciones de sindicatos de campesinos y asalariados del sector agrícola.

El Movimiento Campesino en Chile

El Movimiento Campesino en Chile
El Movimiento Campesino en Chile

Los sectores rurales chilenos empezaron a movilizarse al mismo tiempo que estaban ocurriendo procesos de características similares en otros países de Latinoamérica como la Revolución cubana en el año 1959 y más temprano en 1953 en la Reforma Agraria de Bolivia. Sumado a esto se encontraba la Alianza para el progreso promovida por los Estados Unidos.

Los eventos antes mencionados dieron pie a la construcción de actores políticos y sociales, dentro del mundo rural que, eran parcialmente autónomos con respecto a las instituciones del Estado.

Uno de los factores que determinó la creación de la Reforma Agraria en los años 60, fue la consolidación de un movimiento de campesinos en unión a la creciente crisis de la estructura tradicional del sector agrario. Además, al crecer vertiginosamente el sector industrial, los campesinos que estaban deseosos de trabajar en las zonas agrarias, se convirtieron en votantes muy cotizados.

Esto trajo como consecuencia una polarización de sectores y la búsqueda implacable, por parte de los campesinos, de organizarse para manifestar sus molestias. Esto resultó en protestas, paros y la toma de acción para recuperar sus espacios.

Aprobación de la Reforma Agraria

Aprobación de la Reforma Agraria
Aprobación de la Reforma Agraria

La primera Ley de Reforma Agraria que se aprobó en la República de Chile fue en el año 1962, por parte del Gobierno presidido por Jorge Alessandri. Esta primera reforma permitió la distribución de las tierras del Estado entre los campesinos y organizar las diversas instituciones fiscales, a fin de llevar a cabo reformas en el campo.

En el Gobierno de Eduardo Frei Montalva, se aprueba la nueva Ley de Reforma Agraria, que dio paso a la sindicalización de los campesinos. El proceso de esta reforma pretendía modernizar el entorno agrario por medio de la redistribución de la tierra. En esta época se expropiaron unos 1400 feudos agrícolas, 3.5 millones de hectáreas y se fundaron alrededor de 400 sindicatos.

El Gobierno de Salvador Allende dio continuidad al proceso de la Reforma Agraria, empleando los instrumentos legales que había elaborado el gobierno que lo antecedió. Se emplearon estas leyes a fin de expropiar los latifundios que eran propiedad privada y traspasarlos a la administración del Estado, cooperativas agrarias y asentamientos de campesinos. Esto trajo consigo protestas por parte del sector agrícola.